Hacer Trading o Inversión para preservar el valor de mis ahorros en el Largo Plazo es conocido popularmente como la Gestión del Portafolio o de la Cartera de Valores, en ingles «wealth managment» o gestión de nuestra riqueza.

Como el propio nombre indica, lo que define este estilo de inversión es precisamente el espacio temporal en el que operaremos. 

En este caso el trader o inversor no busca hacerse rico en dos tardes sino bien al contrario conseguir un rendimiento de su cartera a largo plazo,  es decir, su horizonte temporal puede incluso ir más allá de su jubilación.

En realidad, aquí hay dos factores que van al terminar tanto los objetivos como el éxito nuestra gestión: 

1-  El primero de ellos es la inflación, que como sabemos es el cáncer  de los ahorros. Sabiendo que el mandato y cualquier gobernador de un banco central de cualquier país es conseguir el pleno empleo para su población, siempre y cuando mantenga la inflación por debajo de niveles razonables (pongamos por caso un 4% como máximo).  ya podemos ver que nuestros ahorros perderán completamente su valor, es decir valdrán 0 € tras 25 años sin hacer nada con ellos. 

Por lo tanto,  tanto el trader como el inversor tienen la obligación moral de “ hacer trading” no ya con el objetivo de generar una renta,  si no  tan sólo  mantener el valor de sus activos. 

2-  Pero cuidado, una cosa es mantener el valor de la riqueza  defendiéndola de  la inflación, y otra cosa es perder esta riqueza. Es aquí cuando entra en juego el segundo de los factores: la aversión al riesgo que todo ser humano tiene cuando hablamos de dinero. 

El riesgo al cuál puedo exponer mi riqueza es el faro que debe guiar todas nuestras decisiones. en otras palabras: estoy dispuesto a aceptar un rendimiento moderado, diría discreto, a cambio de no asumir ningún riesgo. como ya sabemos el riesgo cero no existe ni en el trading ni en la inversión, pero lo que está claro es que si pierdo mis ahorros, mi mujer me pone literalmente de patitas en la calle. 

 en el siguiente vector de posicionamiento podemos ver en sus extremos los 2 estilos de inversión antagónicos, por un lado tenemos el scalping, el cual abre y cierra operaciones qué pueden durar tan solo segundos.  se le suele asociar a este estilo un alto riesgo coma y es comúnmente aceptado en este espacio temporal la aleatoriedad y el ruido en el movimiento de los precios es constante. 

En conclusión sería inocente pensar por mi parte que voy a obtener un elevadísimo rendimiento sin subir ningún riesgo coma es cómo ir a 200 km por hora en una moto y pensar que no me pasará nada.  

Como invertir a largo plazo

La falacia del Scalping y el Trading emocional

Mandelbrot se propuso me diría cuál era el perímetro de la costa de Inglaterra. sobre un mapa y tomando una regla de tamaño considerable empezó su medición para obtener inicialmente un valor. 

A continuación, volvió a realizar la misma medición pero en esta ocasión tomando una regla de un menor tamaño, y observó que el valor del perímetro se incrementaba considerablemente. 

Para finalizar, tomó una pequeña regla para poder adaptarla a los pequeños recovecos que la costa de Inglaterra tenía.  en esta ocasión el perímetro obtenido fue muchísimo mayor. 

Las conclusiones a las que llegó Mandelbrot fueron que los marcados son fractales, es decir, los mismos patrones que se cumplen en espacios temporales pequeños se replican en fractalidades o espacios temporales mayores.  

También observó el tamaño de la regla determina inversamente el valor de la medición final. Está idea aplicada los mercados significaría que conforme bajamos la temporalidad o timeframe de nuestro gráfico para operar el mismo patrón, obtendremos un rendimiento mayor. 

Imaginemos por un momento que el 1 de enero compramos el Eurostock que ese momento cotizaba a 3120. A  a fecha 31 de diciembre vendemos este mismo producto que en ese momento  cotizaba a 3122, es decir obteniendo 2 puntos de beneficio  los cuales valorados a precio de mercado no supone 20 € de ganancia anual (la cual cosa no está mal). 

Sin embargo, si somos hábiles, y somos capaces de operar y beneficiarnos velas pequeñas fluctuaciones del precio comprando y vendiendo cuando el precio sube y baja nuestro rendimiento será mucho. 

Nada es más cierto que las afirmaciones de Mandelbrot, Sin embargo, puedo dar fe de que la realidad es bien distinta.  En mi modesta opinión, la avaricia del trader de querer atrapar todos los movimientos del precio así que los resultados sean precisamente lo contrario (conocido como “picking tops and bottoms). 

En espacios temporales pequeña reina la aleatoriedad, y a menudo el trader se ve atrapado por el ruido del mercado.  Estos movimientos aleatorios crean confusión en el trader, y a menudo son la causa de qué el operador cruce fácilmente la tenue línea que separa el trading racional, del trading ludópata y compulsivo, y que le lleva a realizar  un trading emocional el cual conduce inexorablemente a su suicidio como trader.

 Es por ello que la inversión a largo plazo cobra todo el sentido, y siendo realistas la probabilidad de éxito de nuestras inversiones, siempre que hagamos un trading profesional y siguiendo las indicaciones que veremos a continuación, es mucho mayor.

Como usar la fractalidad de los mercados para invertir con éxito en los mercados

El premio Nóbel concedido a Benoit Mandelbrot un matemático y trader dedicado al estudio de la fractalidad en los mercados nos ofrece la mejor solución al problema del espacio temporal:

¿Por que pierden los traders dinero?

Ahora que ya has hecho un buen planteamiento del trabajo a realizar, ya puedes seguir leyendo el resto del artículo y ampliar tus conocimientos haciendo clic en los siguientes enlaces:

Inviértelo tu mismo: «Do it yourself»

Recientemente viaje a Andorra para comprar unas botellas de licor y regalarlas a mis familiares.  dedicamos toda la tarde a visitar distintos establecimientos y comparar los distintos precios.  diría en todas las tiendas se ponen de acuerdo para ofrecer precios similares, puesto que las diferencias eran mínimas.  seguramente por cansancio acabe al final de la tarde comprando las botellas en cualquier establecimiento.

 Hay que ver cómo es el ser humano. A menudo dedicamos tiempo para tomar decisiones sobre cosas banales, y por el contrario podemos tomar alegremente decisiones muy importantes sin apenas reflexionarlas. 

Gané el dinero que por sigo trabajando, Me considero un buen profesional en mi oficio, pero será por pereza o será por lo que sea, me sorprendo a mí mismo entregando este dinero y olvidándome del mismo a un profesional de la banca comercial tradicional por la confianza que le tengo.  

Lo cierto es que los datos indican que el rendimiento de las gestoras de fondos de inversión de la banca comercial, son más bien pobres, diría yo lamentables (los rendimientos de la banca privada de inversión no son mucho mejores). A continuación, te muestro los datos un estudio realizado por dos profesores de la prestigiosa Universidad de Navarra IESE.  

Aparte de la pereza que me da el gestionar mi patrimonio, ¿Qué ventaja real tiene entregar la gestión de mis fondos a un profesional?   

Desde luego la ventaja no reside en las carísimas comisiones de gestión que me va a cobrar el gestor por su trabajo, se trate de un año bueno en el que logró beneficios, ya sea un año malo en el que tuvo pérdidas, el gestor pondrá siempre la mano y nos cobrará injustamente un porcentaje fijo sobre el monto total del depósito no sobre el rendimiento de su desempeño (conocido como High-Watermark). 

Pues lo cierto es que entregar la gestión de nuestro patrimonio a un gestor de fondos tiene una ventaja, y esta no es más que el gestor toma la decisión que hay que tomar en el momento en la que hay que tomarla. El gestor tiene un mandato el cual ha firmado por escrito por lo tanto obrará en consecuencia, yo bien al contrario poseía unas acciones del Banco Popular, cuando su cotización empezó a bajar y otorgue un voto de confianza en la esperanza es que volviera a subir, Cuando la acción siguió bajando hasta su liquidación final por 1 € en vez de aceptar la pérdida y cerrar la operación sólo me quedó más que rezar. 

En el estudio realizado por los profesores Pablo Fernández y Javier del campo de la Universidad de Navarra en el que analizan la rentabilidad de los fondos de inversión en España por un período de casi 10 años, las conclusiones son demoledoras: 

De los 1117 fondos españoles tan solo cuatro de ellos lograron una rentabilidad superior a los bonos del Estado a 10 años (tomo el bono del Estado español porque en teoría podría considerarse una inversión segura de riesgo 0). 

Acertar en la compra de uno de estos 4 fondos es lo mismo que te toque la lotería de navidad, siendo realista, solo depende de la suerte y por lo tanto acertar es algo imposible de alcanzar. Para hacer bien las cosas hay que disminuir esta rentabilidad y ajustarla en función de la inflación, Con lo que los resultados finales no serían pobres sino lamentables, me atrevería afirmar: Inaceptables! 

No creo que el motivo de esta baja rentabilidad sea por causa de que la banca comercial española tenga gestores malos, bien al contrario, creo que puede pagar a los mejores profesionales. Creo que la causa de ello está en las elevadas comisiones que las gestoras suelen cargar a sus clientes sea cual sea el resultado de su gestión.  

Con toda seguridad, la imposición de MIFID II en verano de 2019 Por parte Banco Central Europeo a las entidades financieras la zona comunitaria, buscaba una mayor transparencia los intermediarios financieros a sus clientes, pero creo que una vez más es una guerra perdida de antemano, y probablemente estás comisiones, sigan ocultándose al cliente final mediante lo que en banca se conoce como “sinergias” 

A continuación, puedes descargarte el informe completo y sacar tus propias conclusiones:

Como ganar dinero con el trading si no tengo ni idea

Así pues llegamos a la conclusión que una de las mejores opciones es la de hacerlo uno mismo, lo que en inglés se conoce como: «Do it youself»

No sé si es la mejor opción, pero ciertamente es una opción a considerar seriamente.

Lo que sí tengo claro es que para hacer algo de forma profesional debermos prepararnos, y esta preparación debe comprender tanto la prepraración técnica y de contendios como una preparación mental adecuado para gestionar correctamente las emociones que todo ser humano tiene cuando se trata del propio dinero.

¿Dónde poner los huevos?¿Dónde invertir?

Me considero una persona optimista, pero a su vez también realista, por ello tengo el hábito de aplicar mentalidad analítica de inversor a la observación del mundo en el que vivo. 

Y lo que observo, con toda sinceridad, me asusta un poco.  creo que estamos viviendo una situación en la que los bancos centrales están literalmente regalando el dinero, una situación con tipos de interés 0, en la que todos los países sin excepción continúan emitiendo deuda para financiar los gastos que supone el estado del bienestar a la vez que amortizar deuda antigua. 

Me preguntó si está práctica y sostenible en el tiempo y si nuestros gobiernos son capaces de mantener este endeudamiento en el largo plazo.  ya hemos vivido situaciones contrarias, en las que los mercados han perdido la confianza en el deudor y han dejado de suscribir la nueva deuda, son situaciones de hiper inflación en las que el sistema acaba finalmente en quiebra (“default”). 

Cada día más frecuente oír hablar del llamado: “the big reset”, una situación en la que los gobiernos deberían hacer borrón y cuenta nueva, una situación en la que el dólar como moneda de referencia perdería su peso y en la que el patrón no lo volvería a tomar el protagonismo.  De producirse esta situación iría más allá lo que conocemos como una recesión, y qué supondría a su vez un cambio de valores en la mentalidad los ciudadanos, y en definitiva, una situación en la que el sistema capitalista sustituiría el capital por la tecnología (no en vano algunas grandes tecnológicas tienen una capitalización mayor que algunos países). 

¿Se producirá realmente un “big reset “? con toda seguridad, eso no ocurrirá jamás. eso no pasará simplemente por el hecho es que salgo que los gobiernos y los bancos centrales no pueden permitirse. 

Ahora bien, lo que yo no puedo permitirme es el lujo de correr ese riesgo, ya que el impacto algo altamente improbable, y que tan bien describe Nassim Taleb en su libro cisne negro, es altísimo, y por ello se pone la necesidad estar preparado para ello. 

Lo que estoy buscando es una estrategia defensiva en la que no perder ya es ganar, ruego por favor graves al fuego esta frase y la tengas siempre presente en tus inversiones, puesto que lo que estamos buscando es la preservación de nuestra riqueza, no tan solo para protegerla del cáncer del ahorro como es la inflación, si no también ante un hipotético cisne negro.

Así pues, ¿qué posibilidades tenemos?  para mí existen cuatro posibles opciones, a saber:

  • Invertir en oro.
  • Invertir en bienes inmobiliarios.
  • Mantener posiciones de efectivo altas.
  • Invertir en renta variable.

 Reconozco saber bien poco del mercado inmobiliario, Tampoco conozco al detalle cómo acumular oro y custodiarlo en bóveda (te recuerdo que cualquier Estado podría poner a disposición del bien común cualquier producto custodiado en una caja de seguridad y embargar este oro).

 Lo cierto es que no estoy dispuesto a pagar un sobreprecio por la compra de oro, por el simple hecho de que alguna institución le ponga un puño impreso sobre el mismo y que certifique la composición de este o algo, y por lo tanto evaluó la posibilidad es la de acumular oro en granalla, es decir oro de joyería.  me preguntó quién hay detrás de estas cadenas tenemos nuestras ciudades en las que pequeños comercios exhiben carteles de “Compro Oro!», no será están acumulando oro luego refinarlo?

 Observando el crecimiento parabólico del oro en los mercados estaría confirmando todas estas hipótesis.

 Otra posibilidad, a riesgo y pedir un día un disgusto por un robo, es que mantenga posiciones elevadas de tesorería escondida en mi casa. Te recuerdo que si retiras del banco un millón de euros y luego al cabo de un tiempo lo vuelves a ingresar como a la Agencia Tributaria va requerirte cómo ingreso este millón, argumentando que el millón que retiraste del banco te lo has gastado, y que el millón que has ingresado lo has generado por una actividad económica.

 Si actúo cómo actuaba mi abuela, qué guardaba los euros en un calcetín porque perdí la confianza en esa moneda y en el sistema financiero, debo de admitir que si el euro pierde su credibilidad (es imprescindible la lectura del libro de Joseph E. Stiglitz: El Euro), debo también defenderme de esta pérdida de valor en esta moneda, Y por ello ruego te preguntes qué moneda garantizaría tus requerimientos.

 Lo cierto es que la única moneda que no está bajo el control de los bancos centrales es el bitcoin, y la subida parabólica de los últimos tiempos en esta divisa vendría a confirmar esta teoría según la cual esta Criptomoneda haría la función de reserva de valor.

 La cuarta y última posibilidad que tenemos es invertir en renta variable, es decir acciones.  me preguntarás ¿pero Ferran si hay una quiebra del sistema todas las acciones van a perder su valor?  nada más cierto, sin embargo, hay que darse cuenta que alguna de estas empresas para mantener su valor porque representan una “utility”.  Te pongo un ejemplo, la empresa depuradora y suministradora de agua potable de tu ciudad va a seguir prestando el servicio aunque haya una grave crisis en el sistema y por lo tanto, es una vez más una reserva de valor.

¿Dónde debo invertir a Largo Plazo para preservar el valor de mis bienes y riqueza?

Si has llegado a este punto del artículo, es porque ya has tomado la decisión de gestionar tú mismo tus ahorros y sabes además en cuál de las cuatro áreas deseas estar activo. 

Podrías pensar erróneamente qué tal solo deberás estudiar trading e inversión si vas a invertir en renta variable. Ello no es cierto pues tanto si deseamos invertir en el oro o en el bitcoin necesitaremos realizar una gestión activa pero que yo denomino exposición al movimiento ver precio del subyacente. 

Está técnica busca un rebalanceo adecuado en función del momento y del nivel de precios del instrumento financiero, entre lo que es efectivo y lo que es el instrumento en si mismo. 

A modo de ejemplo hay momentos en el tiempo en qué mi posición en el mercado es tan solo un 10 % en bitcoin y un 90% en euros.  por el contrario, hay momentos en el que puedo estar 100% invertido en bitcoins. 

En cuanto a la renta variable intentaré defender más abajo como la indexación pasiva a un índice es la mejor de las opciones, pero en cualquier caso una vez tomada la decisión de que queremos invertir en acciones me atrevería a señalar cuatro sectores ver futuro según indicaciones del banco suizo Credit Suisse. 

 Estos sectores de futuro son:

–  La economía plateada:  todo aquello que hace referencia a la tercera edad y a la industria de la salud.

–  La economía verde:  todo lo que hace referencia al medio ambiente.

– Las infraestructuras:  aunque en España tengamos aeropuertos o autopistas por los que apenas veo circular algún vehículo, en el planeta queda mucho por hacer, muchas infraestructuras por construir.

-Los millennials:  creo que Credit Suisse ha detectado con gran acierto una nueva tendencia en la manera de pensar de nuestra juventud y que con toda seguridad tendrá impacto económico en un futuro cercano.

– La inteligencia artificial:  soy un amante del estudio de los cambios disruptivos que la digitalización procesos va a impactar en nuestra economía, y de cómo empresas líderes En estos momentos desaparecerán en un futuro cercano.  recuerdo qué índice SP500 tan sólo una empresa existe en él desde su fundación.

¿Por qué la estragia de comprar y mantener es mala?

La estrategia de inversión qué hacía mi tatarabuelo tampoco es adecuada en nuestros tiempos.

Básicamente se dedicaba a comprar acciones de una empresa a lo largo de toda su vida atesorando tantas acciones como podía con la esperanza de dejar en herencia esas acciones a sus descendientes y regalar riqueza a los hijos de sus hijos.

La empresa General Electric fue expulsada en el año 2018 del índice industrial Dow Jones de los Estados Unidos tras permanecer en el durante más de 100 años, era la última de las empresas que desde su fundación seguía en el índice, Todas las demás fueron expulsadas en algún momento de su vida de este índice tan selectivo.

Y ello es una demostración que nada es para siempre, que el mercado va sufriendo cambios a los cuales, alguna de estas empresas, no son capaces de adaptarse y por ello pierden el liderazgo las mantenía dentro del índice.

Así pues, si aceptamos que tarde o temprano todas las empresas iniciarán su declive, debemos aceptar también que no podemos mantener en cartera un determinado valor para siempre.  recordemos por ejemplo el caso de uno de los mejores bancos españoles como es el Banco Popular, recordemos también el caso de Abengoa, Pescanova, Bankia, Terra, Dia, y un largo etcétera…

Quiero recordar aquí la anécdota de un magnate americano El siglo XIX, el cual viendo que sus hijos eran unos zoquetes Obligó estamento a que sus descendientes invirtieran únicamente en acciones del ferrocarril, ignorando la aparición y otros medios alternativos como el avión.

De forma indirecta hemos descubierto una ventaja competitiva en el mercado, un sesgo a nuestro favor qué podemos explotar económicamente, a saber, comprar el índice.

Comprar un índice e irnos de vacaciones es comúnmente conocido como indexación pasiva, pero debemos afirmar qué estadísticamente disponemos de una ventaja.

Volviendo al tema que nos ocupa, la conclusión es que no podemos comprar una acción y dejarla aparcada en un cajón, sino que estamos obligados a realizar una gestión eficiente de la misma, por ello se impone nuevamente la necesidad   de realizar un trading profesional.

En otras palabras, estamos obligados a la realización de beneficios.  está maniobra en la gestión de portafolios a largo plazo es conocida cómo: “El Rebalanceo”.

Imaginemos que tenemos un portafolio compuesto por un 80% en renta variable y un 20 % en bonos del Tesoro americano.  Si tenemos la suerte tengo tenemos beneficios suculentos nuestra gestión de la renta variable la composición de nuestro portafolio variará, probablemente la renta variable suponga un porcentaje mayor de la cartera, imaginemos que este alcanza un 90%.

Como gestores de nuestro portafolio deberemos buscar el reequilibrio de nuestra cartera vendiendo acciones para que la composición de portafolio retorne al 80% – 20% estipulado.  así pues, de forma indirecta estamos materializando nuestras ganancias.

Otra forma de abordar el mismo problema es usar el concepto que Benjamín Graham acuña en excelente libro “El inversor inteligente».  

Se trata del concepto de margen de seguridad que busca de forma obsesiva pagar un precio justo por un valor determinado.  Graham pone como ejemplo la moda principios del siglo XX en la que todo el mundo compró acciones de compañías aéreas pagando indebidamente un sobreprecio por las mismas.

En el siguiente gráfico se ilustra este concepto:

 

¿Cómo comprar acciones correctamente?

Detrás del anterior gráfico está la “Teoría del Valor” (“Value Investing”) desarrollada por el Premio Nobel Eugen Fama. Cuyo objetivo no es más qué es pagar el precio justo por una determinada, es decir saber cuál es su verdadero valor, e intentar comprarla por debajo del mismo para venderla cuando esa acción se encuentre por encima del mismo (“ By below value, sell above value”).

Podemos ver dos situaciones en las que el inversor cómete un error.  En el primer caso (a) estamos comprando una mala acción, ciertamente es una empresa barata, pero carece de valor alguno y por lo tanto tampoco que paguemos será demasiado.

En el segundo caso (b) estamos comprando una empresa consolidada, sin sorpresas, pero sin embargo estamos pagando un sobreprecio injusto por la misma.

En ambos casos no estamos respetando un margen de seguridad que otorgaría una mayor probabilidad de éxito a la operación, y por tanto, ambas operaciones podrían calificarse de alto riesgo.

La Gestión Activa de la Indexación Pasiva: La mejor solución a la inversión a Largo Plazo

No seamos inocentes, si los mejores gestores del mundo son incapaces de batir al índice según hemos visto teniendo todos los medios habidos y por haber a su alcance, ¿Voy a poder yo, pobre de mí, con un ordenador de apenas 500 € hacerlo mejor que ellos? 

¡La respuesta es que probablemente no pueda! Eugene Fama, premió Nóbel de Economía, afirmó que los mercados son eficientes, y por lo tanto, cuando el precio de una acción sube, es consecuencia de la calidad de la misma y en este caso el Trader no tiene ninguna oportunidad de aprovecharse de ello, porque si el mercado es eficiente el precio de la acción ya refleja al 100% la bondad de sus balances. 

¿Debería pues conformarme con comprar el índice y olvidarme?  Es decir, indexarme algún índice cómo puede ser el SP500 o el Nasdaq y luego descansar resto del año en una playa paradisíaca. 

Ciertamente, la idea no es mala, pero no va con mi carácter el conformarme común modesto beneficio, como quiero algo más para mis ahorros me veo capaz de batir al índice. 

Creo sinceramente que la mejor solución es hacer una gestión activa de la indexación pasiva, tal cuál buscaba el Nobel Benoit Mandelbrot, optimizar al máximo Nuestras entradas y nuestras salidas al mercado para no tan solo lograr un mayor rendimiento en nuestras inversiones y trading si no mejorar un radio que para mí es mucho más importante: La volatilidad de la cartera. 

Estos ratios pueden ser calculados para cualquier portafolio, nos referimos al Shape Ratio, al ratio de Sortino y especialmente al Value at Risk (VaR). Observemos a modo de ejemplo el rendimiento de las siguientes dos carteras:

Indexación pasiva y trading

Imaginemos que esta es la curva de rendimiento de mi portafolio y que voy conjuntamente con un compañero a pedir trabajo a Goldman Sachs. 

Cómo se observa me desempeño es generado un generoso reto, pero viendo con más detalle la evolución la curva de resultados vemos que hay grandes dientes de sierra, mucha volatilidad.  

Al final del año soy millonario, pero en el transcurso de los meses hay algunos de ellos en los que me arruiné o perdí buena parte de mi capital y lo expuse a la quiebra.

Gestión de Carteras a Largo Plazo

Por el contrario, mi amigo, que me acompañó a buscar trabajo Goldman Sachs, aporto un rendimiento mucho menor, pero sin embargo la volatilidad de su cartera era prácticamente nula. 

¿A quién piensas que van a dar el trabajo? ¿A mí o a mi amigo?  

El objetivo de un tradicional inversión profesional no tan solo es general un rendimiento mayor el que podría generar indexación pasiva a un índice, sino que además en los periodos inevitables en los que el índice va a sufrir procesos relevantes, nuestro portafolio apenas se deteriore.

Conclusiones:  Y ahora qué…

Hemos constatado cómo la inversión a largo plazo, en contraposición a la especulación extrema tipo scalping, es probablemente una de las mejores opciones que tenemos para enfocar con éxito la gestión de nuestros ahorros.  

Hemos verificado también que los enfoques tradicionales no nos ofrecen tampoco una solución al problema, bien al contrario, tienen unos rendimientos muy pobres. 

Y si bien la Indexación Pasiva nos garantizan el largo plazo una probabilidad de éxito elevada, nuestro objetivo no es otro que hacerlo mejor que el índice, lo que podríamos denominar UNA GESTIÓN ACTIVA DE LA GESTIÓN PASIVA. 

Ahora bien, como hay que reconocer que para realizar una gestión activa eficiente y profesional es necesario tener una sólida formación y a su vez ver de dónde partimos contestando a una de las dos siguientes preguntas: